En mi último viaje a Gredos visité un Templo Zen. Me enriqueció la experiencia con la Maestra pero no del modo que yo esperaba. Hay que estar abierto, la vida es lo que nos sucede cuando habíamos hecho otros planes